Search

Una Celebración del Sexo

Mientras que estuve sentado con una pareja preparándoles para el matrimonio escuché una pregunta familiar que había escuchado muchas veces y que yo había experimentado personalmente. Hablamos del importante regalo de la sexualidad dentro de un matrimonio saludable, se apresuraron a preguntar: “Hemos estado tan arraigados en una mentalidad de que ‘el sexo es malo’, ¿cómo pasamos a una mentalidad de ‘el sexo es bueno’?” Dentro de su comentario ingenioso estaba la verdad.

Ciertamente, nuestra ética sexual cristiana es contracultural. El sexo es bueno, pero debe ser compartido entre un marido y una esposa solamente, no antes del matrimonio ni con nadie más durante. Cuando se trata de lo que decimos sobre el sexo, a menudo somos conocidos más por lo que estamos en contra que por lo que afirmamos. Se nos ve más como prohibir el sexo en lugar de celebrarlo. Esto ha dado lugar a un sutil ascetismo que ha dado sabor a nuestra charla sobre el sexo. La idea de que los placeres corporales son vergonzosos y deben evitarse para traer más gloria a Dios simplemente no es bíblico.

1 a Timoteo 4:3-4 corrige claramente a los falsos maestros que generan un mensaje de ascetismo: prohibiendo casarse y mandando abstenerse de alimentos que Dios ha creado para que con acción de gracias participen de ellos los que creen y que han conocido la verdad. Porque todo lo creado por Dios es bueno y nada se debe rechazar si se recibe con acción de gracias.”

La Escritura celebra el sexo en el sentido de que se nos enseña que un buen Dios creó nuestra sexualidad como un buen don. No es que pueda ser bueno, sino que es inherentemente bueno. La Escritura afirma esto cuando dice (antes de la caída, antes de la hoja de higo) Adán y Eva estaban desnudos y no sentían vergüenza. Proverbios 5:19 respalda tomar “deleite” en el cuerpo de su cónyuge y de ser “intoxicado” con amor sexual. Dentro del Cantar de Salomón está la poesía erótica alabando la pasión sexual y el placer. En 1 a Corintios 7:3-5, Pablo insta enérgicamente a dar y servir mutualmente entre esposos y esposas sexualmente.

La Biblia hará sonrojar al mojigato.

El sexo es una celebración – una que debemos abrazar felizmente. Es una celebración de unidad con nuestro cónyuge ante Dios. Es una de sus creaciones más grandes, y debemos enseñar y modelar la hermosa, gozosa y tremenda visión de la sexualidad que está arraigada en su plan para nosotros. Celebramos ese plan que incluye sus buenas bendiciones por medio de la procreación, la formación de carácter y el simple disfrute y placer.

Celebramos la buena bendición de Dios a través de la procreación


“Ser fructíferos y multiplicarse” es fundamental para lo que significa estar vivo. Toda la creación vive para reproducirse. Está dentro del orden creado por Dios que multipliquemos y llenemos la tierra con su imagen. El sexo por naturaleza es procreativo. El resultado son los niños, que en el Salmo 127 son declarados una bendición del Señor. Sin embargo, esto no exige que todo acto sexual sea para crear hijos.

Celebramos la buena bendición de Dios a través de la formación de carácter

Es común que los esposos y las esposas experimenten cierta angustia en su relación sexual. La alegría y la satisfacción se multiplican cuando los cónyuges aprenden a poner las necesidades del otro primero. Aprender desinteresadamente lo que el otro disfruta, retrasar la propia satisfacción y comprometerse con la satisfacción del otro es expresar el fruto del Espíritu. Un esposo y una esposa que está más preocupado por conseguir que dar sexualmente es poco probable que cumpla con la norma radical que Pablo sugiere en 1 a Corintios 7:3-4, en el que una esposa es generosa en su devoción por satisfacer las necesidades sexuales de su esposo y el esposo de la misma manera muestra una consideración desinteresada en satisfacer las necesidades sexuales de su esposa. Pero no nos perdamos en los detalles de aprender paciencia y olvidamos que Dios es el Dios del placer y crea cosas buenas sólo para que podamos disfrutarlas.

Celebramos la buena bendición de Dios a través del disfrute y el placer


Contrariamente a las suposiciones de algunos, el placer no es la invención del diablo. ¡Estamos destinados a placeres eternos (Salmos 16:11)! También fuimos creados para el placer físico y emocional en este mundo. Fuimos creados con papilas gustativas para disfrutar de la comida. Hombres y mujeres fueron creados con partes para el propósito exclusivo previsto y creado por el deleite sexual. Dios celebra cuando experimentamos su maravillosa creación porque Dios tenía la intención de que la disfrutáramos. 

Por lo tanto, retiremos la hoja de higo y unamos a su plan y celebración.

Sobre el Autor


Joshua Ellis es el pastor de New Life Church of the Open Bible, en Petersburg, Michigan. Le apasiona aprender, estudiar y traducir el poder del Evangelio en palabras y acciones que transforman a su comunidad y al mundo. Él y su esposa, Sarah, son padres de cinco hijos.


Write a response

Leave a Reply

Close
© Open Bible Churches Copyright 2019. All rights reserved.
Close