Search

Bendita Obediencia

Por Joey Amezquita


Nací en Villa Palmeras (Shanghai), Santurce un barrio de Puerto Rico, soy el segundo de cuatro hijos. Como muchos proyectos de vivienda, está plagado de problemas sociales asociados con la pobreza crónica y multigeneracional. 

Liberarse de la Pobreza 

Mi padre, queriendo una vida mejor para su familia, se alistó en el ejército de los EE. UU. (Desde 1899 los puertorriqueños, como ciudadanos americanos, han participado en todos los compromisos militares importantes de los Estados Unidos). Esto nos permitió un estilo de vida mucho más seguro y de clase media que el que hubiéramos tenido si nos hubiéramos quedado en Villa Palmeras, pero nos mudamos mucho. Las primeras órdenes de mi padre fueron ir a Maryland. Desde allí nos trasladaríamos a Fort Lewis, en el estado de Washington; luego a Long Island, Nueva York; después a Fort Dix, Nueva Jersey; y después a la base de Strassburg Kaserne en Idar-Oberstein, una ciudad del suroeste de Alemania. 

Yo amaba Alemania. En diciembre de 1984 nos mudamos allí, y aunque solo tenía nueve años recuerdo lo increíblemente hermoso que era. En lugar de vivir en el cuartel, vivíamos en una hermosa casa de cuatro pisos. Jugábamos afuera en la nieve y corríamos por los pasadizos secretos de la casa que los antiguos ocupantes habían utilizado para esconder a los judíos

Después de doce años de servicio a su país, mi padre decidió dejar el ejército en 1987 y trasladar a nuestra familia a Florida. Dejar Alemania fue difícil. Tenía once años y tuve que dejar atrás un fuerte grupo de amigos.

Jugábamos afuera en la nieve y corríamos por los pasadizos secretos de la casa que los antiguos ocupantes habían utilizado para esconder a los judíos. 

¡Empecé a trabajar en las fuerzas del orden a la avanzada edad de 19 años! Aunque de pequeño era algo así como el «payaso de la clase» y el cabecilla de las travesuras entre mis hermanos y amigos, mi sueño siempre había sido convertirme en agente de policía para ayudar a la comunidad. Por aquel entonces, mi padre trabajaba en el departamento de libertad condicional y él y Christina, mi novia de secundaria, me animaron a alcanzar mi sueño.

El 15 de agosto de 1995 trabajé como oficial correccional en la Institución Correccional de Polk, una prisión estatal para hombres ubicada en Polk City, Florida. Los presos asignados a esta institución eran hombres y habían sido sentenciados por un período que iba desde un año y un día hasta toda la vida. A los reclusos del campo de trabajo donde yo trabajaba les quedaban menos de cinco años de sentencia antes de que se les permitiera irse a casa.

Como residía en Brandon, Florida, a una hora de distancia de la Institución Correccional Polk, decidí transferirme a la Cárcel Orient Road con la Oficina del Sheriff del Condado de Hillsborough en Tampa, y el 3 de noviembre de 1997, comencé mi nueva asignación trabajando en el turno de noche en la Cárcel Orient Road. En enero de 2000, me trasladé a la cárcel de Morgan Street y continué trabajando en el turno de noche. Morgan Street albergaba presos federales y a unos 50 reclusos de la cárcel del condado.

Liberarse del Pecado

En junio de 2001 mi vida cambió para siempre. Aunque mi padre era un padre amoroso, no tenía una relación con Jesús y no me había modelado un estilo de vida piadoso. Me habían criado sabiendo que había un Dios, pero me faltaba una relación con él. Tenía miedo de morir y de lo desconocido.

Christina me invitó a unos servicios especiales en una iglesia llamada Tabernáculo de la Fe de Tampa (Tabernacle of the Faith). Dos semanas antes, su compañera de trabajo, Kathy, había invitado a Christina a la iglesia y, sin que yo lo supiera, Christina le había entregado su vida a Jesucristo. Ahora ella tenía vida eterna.

Acepté asistir al servicio y me encontré entrando al Tabernáculo de la Fe. Cuando me senté en el banco y escuché al pastor Tejara predicar, sentí como si me estuviera mirando directamente. Cuando el pastor Tejara dijo que yo era un pecador y estaba destinado al infierno, que si moría ese día, me separaría de Dios para siempre y pasaría el resto de la eternidad atormentado en el infierno, me asusté mucho. No quería ir al infierno para siempre.

En ese momento, el pastor Tejara pidió a cualquier persona del público que quisiera entregar su corazón y su vida a Jesús que levantara la mano. Yo estaba nervioso, pero también sentí que una paz que nunca antes había experimentado me invadía. Levanté mi mano, me arrepentí de mis pecados y acepté a Jesucristo en mi corazón como Señor y Salvador. Christina y yo fuimos las primeras personas de nuestra familia en entregar nuestros corazones al Señor. Compré mi primera Biblia y empecé a leer la Palabra de Dios y a asistir a estudios bíblicos con Christina.

 Cuando recibía una asignación, oraba en el camino, pidiéndole al Señor que enviara a Sus ángeles y que me ayudara a ser lento para hablar y lento para la ira y para darme una paz sobrenatural.

Christina y yo habíamos estado juntas desde abril de 1994, y el Espíritu Santo comenzó a tratar con nosotros acerca de casarnos. Mi buen amigo y colaborador Ed, que era cristiano, nos animó a ir al juzgado y casarnos por obediencia a la Palabra de Dios. Tomamos la decisión de no esperar más, y el 22 de febrero de 2002, Christina y yo fuimos al centro de la ciudad al juzgado de Tampa y nos casamos. Esta fue la segunda decisión más importante de mi vida.

Dios honró y bendijo nuestra obediencia al casarnos. Cuando comencé a leer la Biblia, la Palabra de Dios cobró vida y sentí tanta emoción, gozo, paz y satisfacción. En realidad, nunca antes me había gustado leer, pero ahora estaba impaciente por leer la Palabra de Dios. La amo mucho. La Biblia es la guía para la vida. Todo está en la Palabra de Dios: consejos sobre las finanzas, el matrimonio, los hijos, la depresión, el pecado, los profetas y la vida piadosa.

Cuanto más leía la Palabra de Dios, más aumentaba mi fe. Ya no tenía miedo a lo desconocido ni a la muerte. Tenía una paz y una alegría asombrosamente sobrenatural. Oraba antes de ir a trabajar. A menudo entraba en una celda con 30 reclusos que habían sido condenados por asesinato y otros crímenes violentos, y una paz me invadía. .

Una vez, uno de los reclusos, tratando de intimidarme, me preguntó: «Si la puerta se cerrara detrás de ti “accidentalmente” y estuvieras atrapado aquí con nosotros, ¿estarías asustado?” Respondí con valentía: «No, no estaría asustado porque tengo un ángel asignado y Dios me protegerá y no dejará que ningún daño me sobrevenga». Cité Isaías 54:17: «Ninguna arma forjada contra ti prosperará»(RVR-60). Le dije al recluso que no tenía que pelear con él físicamente porque Dios peleará todas mis batallas. Le hice saber que temía a Dios y no a los hombres, terminé el registro de la celda y salí de ella.

Liberarse de la Esterilidad 

Comencé aplicar lo que estaba aprendiendo de la Biblia en mi vida diaria con mi matrimonio y con mi trabajo. Fue asombroso. Años atrás, los médicos le habían dicho a Christina que no podía tener hijos. Sin embargo, en 2003 mi esposa me dio una gran noticia: ¡estaba embarazada! ¡Estábamos muy contentos! Creo que el Señor nos bendijo con este milagro al permitirle tener hijos porque estábamos alineados con Dios. 

Christina y Joey Amezquita con sus hijos Jayla (extremo izquierdo), Julia (segundo desde la izquierda y Justin (extremo derecho).

Por aquel entonces, estaba leyendo 2 Reyes 22:1 y aprendí acerca de este rey joven llamado Josías de tan solo ocho años. El rey Josías, cuyo nombre significa «el Señor te apoyará», fue uno de los pocos reyes del Antiguo Testamento que hizo lo que Dios le pidió que hiciera sin dudarlo. Amo su historia, así que quería nombrar a mi hijo Josías. Sin embargo, mi esposa quería que ese fuera su segundo nombre, no el primero. Bueno, mi mamá no crió a ningún tonto, así que llamamos a nuestro hijo Justin Josías. (¡Esposa feliz, vida feliz!). En diciembre de 2005, el Señor nos bendijo con una hermosa niña a la que llamamos Jayla. Y en febrero de 2009, el Señor nos bendijo con otra hermosa niña a la que llamamos Julia.

Mi esposa solía preocuparse por mí, pero le decía: «No te preocupes; sólo ora», y lo hizo. Ella oró por la protección de Dios sobre mí. Yo también oré. Cuando recibía una asignación, oraba en el camino, pidiéndole al Señor que enviara a Sus ángeles y que me ayudara a ser lento para hablar y lento para la ira y para darme una paz sobrenatural. Enfrentaba una situación con la autoridad de Dios y los presos podían sentir que era cristiano. Un recluso de Cuba me dijo que sabía que algún día yo iba a ser pastor. En 2003 la cárcel de Morgan Street cerró, así que comencé a trabajar en la Unidad de Vivienda de la Cárcel de Falkenburg Road 11. Soy una «persona sociable», y cuanto más leía la Biblia, más me di cuenta de lo fácil que era proclamar el Evangelio (las Buenas Nuevas) a los reclusos en las celdas, aunque tuviera que ser creativo en mi metodología.

Liberarse Hacia la Fecundidad

Las normativas no permitían que nos tomáramos de las manos y orar por los presos, pero se les permitió tener una Biblia. Hacía que algunos de ellos se acercaran a mi escritorio y abrieran sus Biblias en Juan 3:3-18, el pasaje sobre nacer de nuevo y recibir la vida eterna. Luego les pedía que fueran a Efesios 2:8-9, donde dice: «Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe» y también Romanos 10:9: «que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo». Quería que experimentaran la Palabra de Dios escrita. En una oportunidad habían cinco presos alrededor de mi escritorio con sus Biblias abiertas. Luego procedí a hacer un llamado al altar allí mismo en la celda, y los cinco presos entregaron sus vidas a Cristo. ¡Alabado sea el Señor! Los animé a seguir leyendo la Palabra de Dios y a inscribirse en los servicios religiosos no denominacionales.

Mi familia también llegó a la fe en Cristo. En 2002, Christina y yo tuvimos la bendición de guiar a su hermana menor Zenia al Señor, quien la transformó de una joven tímida a una mujer joven que usa sin vergüenza sus increíbles talentos para dirigir la adoración. En 2005 tuve el privilegio de presenciar a mi padre entregar su vida a Cristo en una cruzada de Promise Keepers (Cumplidores de Promesas). Mi madre dudaba un poco más, no estaba segura de que la conversión de mi padre fuera sincera. Pero en 2007, mientras luchaba contra un el cáncer de mama fase cuatro, también aceptó a Cristo como su Salvador. De hecho, experimentó sueños y visiones de Dios. Tuvo un sueño sobre el huracán María antes de que devastara el noreste del Caribe en 2017. Le pidió al Señor que evitara que sucediera, pero Él le dijo que tenía que suceder porque su pueblo se había alejado de Él. Mi madre también guió a otros miembros de la familia al Señor.

Podemos proclamar el evangelio a muchos acusados y hemos llevado a varios de ellos a arrepentirse de sus pecados y aceptar a Cristo en sus corazones.

Hoy soy uno de los dos alguaciles que trabajan en el juzgado en la división de delitos menores. Mi compañera, la diputada Wright, también es una gran cristiana, una mujer de fe. Todas las mañanas, antes de comenzar el tribunal matutino, clamamos a la sangre de Dios por protección sobre el tribunal y el personal. Nos aseguramos de establecer una atmósfera piadosa en la sala del tribunal. Podemos proclamar el evangelio a muchos acusados y hemos llevado a varios de ellos a arrepentirse de sus pecados y aceptar a Cristo en sus corazones. Estoy agradecido a Dios porque usó mis 26 años de trabajo en las fuerzas del orden/correccionales para compartir el Evangelio.

En septiembre de 2019, la hermana de Christina, Zenia, y su esposo, Carlos, comenzaron a asistir a un estudio bíblico dirigido por Calbert y Beverly Mark, pastores de Open Bible Prayer Chapel en Wesley Chapel. El estudio fortaleció tan poderosamente la fe de Zenia y la de su esposo que nos dijeron a mi esposa y a mí que teníamos que ir a verlo. Los Marks llevaron nuestra fe a otro nivel. Pronto toda nuestra familia, incluida mi suegra, Carmen, y la otra hermana de Christina, Yaritza, asistieron al estudio. ¡La amiga de Christina, Kathy, también comenzó a asistir! Ahora Christina y yo estamos planeando hacer otro cambio en nuestras vidas, mientras trabajo para convertirme en un ministro licenciado con la Biblia Abierta. Calbert y Beverly Mark son nativos de Trinidad. Enviados como misioneros desde Trinidad hace más de 27 años, los Mark establecieron doce obras pioneras en Venezuela y fueron instrumentales para plantar iglesias en Trinidad y Colombia. Calbert todavía sirve como director de campo de las Iglesias de la Biblia Abierta en Venezuela. Me sorprendió que Dios enviara a Wesley Chapel, Florida, a una pareja trinitense que servía como misionera en Venezuela para bendecir a nuestra familia, ¡pero Él lo hizo!

Sobre el Autor


Joey Amezquita, después de haber trabajado en la aplicación de la ley durante 26 años, es alguacil de la Oficina del Sheriff del Condado de Hillsborough en Tampa, Florida. Él es un miembro comprometido y maestro de escuela dominical en la Open Bible Prayer Chapel en Wesley Chapel, Florida, que pastorea Calbert Mark. Joey y su esposa, Christina, tienen tres hijos.

Write a response

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close
Your custom text © Copyright 2018. All rights reserved.
Close