Search

Mantenga su primer amor como prioridad

Por Spencer Keroff    

Hace años, mi hermano mayor, Steve, se comprometió con una chica a la que llamaré Abigail. Steve y Abigail se conocieron en la universidad, tenían el mismo grupo de amigos y parecían perfectos el uno para el otro. Aunque Abigail creció en un hogar cristiano y había aceptado a Jesús a una edad temprana, Steve no se convirtió en cristiano hasta sus días de universidad. Steve escuchó y aceptó el Evangelio a través de un ministerio universitario, comenzó a crecer en su nueva fe, y en uno o dos años conoció a Abigail. Ella parecía ser la respuesta a sus oraciones. Era un verdadero placer estar con ella, divertida, talentosa y extrovertida. Yo sólo era el hermano pequeño de esta relación en ciernes, pero eran una pareja tan bonita.

A medida que avanzaba el compromiso y las familias comenzaban a prepararse para el GRAN día, Abigail se acercó a Steve y le hizo una pregunta extraña e inapropiada, una pregunta que era extremadamente hiriente y cuya respuesta era obvia. Le preguntó a Steve: «¿Te importa si salgo con otras personas, mientras estamos comprometidos?»  

¿Qué clase de pregunta es esa? Es como preguntar: «¿Te importa si uso como perfume lo que segrega el zorrillo?» ¡Por supuesto, a mi hermano le importa! El compromiso y el matrimonio a seguir se supone que son exclusivos. Como pueden imaginar, Steve estaba absolutamente destrozado. Durante los días y semanas siguientes luchó contra la depresión. Más tarde, Steve descubrió que Abigail estaba embarazada de un ex novio. En honor a la verdad, Abigail tenía una «mirada errante», y esa mirada errante provocó diversas consecuencias. 

Una vez escuché a un predicador decir en un sermón: «¿Qué pasa si le digo a mi esposa: “Cariño, te amo”? Y sabes, últimamente he estado pensando en todas las otras mujeres que amo, ¡pero tú sigues siendo la número uno en mi lista!». 

Como puede imaginar, su declaración provocó una expresión de asombro en la audiencia. Entonces el pastor hizo esta conmovedora observación: «Mi esposa no quiere ser la número uno en mi lista; ella quiere ser mi lista». 

Cuando pienso en todo lo que hemos atravesado como nación el año pasado, veo al Cuerpo de Cristo respondiendo con una «mirada errante». Nos ha consumido todo lo demás menos Jesús: discusiones y angustia por COVID, máscaras, vacunas, política presidencial, disturbios civiles, división política, la economía y, francamente, las consecuencias han sido nefastas. Si no tenemos cuidado, engendraremos hijos ilegítimos y olvidaremos nuestro Primer Amor. Jesús quiere, no, en realidad lo exige, una relación de amor exclusiva. No quiere ser el número uno en nuestra lista; Quiere ser nuestra lista. 

La Iglesia de Éfeso, mencionada en el libro de Apocalipsis, estaba ocupada haciendo y creyendo todas las cosas correctas. Sin embargo, en sus muchas búsquedas, se olvidaron de seguir a Cristo. Esta iglesia tenía una «mirada errante». Jesús dijo: «Sin embargo, tengo en tu contra que has abandonado tu primer amor.  ¡Recuerda de dónde has caído! Arrepiéntete y vuelve a practicar las obras que hacías al principio. Si no te arrepientes, iré y quitaré de su lugar tu candelabro» (Apocalipsis 2:4-5, NVI).  

Hace más de una década, la líder de adoración Kari Jobe hizo famosa una canción que dice: 

Cuanto más te busco 
Más te encuentro 
Cuanto más te encuentro,  
Más te amo 
Quiero sentarme a tus pies 
de la copa de tu mano beber 
Recostarme contra ti y respirar 
Sentir tu corazón latir 
Este amor es tan profundo 
Es más de lo que puedo soportar 
Me derrito en tu paz, 
Es tan grandioso

El lugar donde el cuerpo de Cristo necesita comenzar a sentarse es a los pies de Jesús. Después de todo, la esencia del cristianismo es amar a Dios y a las personas. ¡Tiene el poder de cambiar el mundo! Ahora es el momento de volver a nuestro Primer Amor. 

Sobre el autor


Spencer Keroff ha servido como pastor de jóvenes, pastor asociado y pastor principal. Actualmente ministra como pastor principal de la Primera Iglesia de la Biblia Abierta en Des Moines, Iowa, y enseña en Harvest Bible College, un ministerio de la Primera Iglesia. Ha estado casado con Lisa durante casi veinte años. Los Keroff tienen cuatro hijos: Chloe, Josiah, Layla y Liliana, y un perro de raza Goldendoodle llamado Caspian.

Write a response

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close
Your custom text © Copyright 2018. All rights reserved.
Close