Search

El desafío de ser conformes a la imagen de Cristo

Por Gary L. Wyatt 

Pocas personas piensan en los desafíos que conlleva ser conforme a la imagen de Cristo para un hombre negro que vive en Estados Unidos, un país lleno de racismo en todos los niveles. Esto no quiere decir que los blancos no tengan desafíos para ser conformes a la imagen de Cristo, pero sí digo que hay más desafíos para que las personas de color en los Estados Unidos se conformen a Él, ya que la gente de color tiene que lidiar con el mal que presenta el racismo diariamente en nuestra sociedad. ¡Que Dios nos ayude!

Desafortunadamente, esto incluye que las personas de color también tengan que lidiar con el racismo en el cuerpo de Cristo. Añadiré que, sea cual sea la raza, se puede contar con que Dios es fiel para dar más gracia cuando requiere que su pueblo sea conformado a la imagen de Cristo. Las personas que aceptan este desafío pueden esperar que «todas las cosas» cooperarán para bien de acuerdo con la promesa de Romanos 8:28 (NTV). Esta promesa, personalmente para mí como hombre negro nivela el campo de juego. 

Cuando me pidieron que escribiera sobre el racismo, le pregunté a Dios qué quería que escribiera. No solo quería derramar mi corazón en lo que se refiere a mi contexto y mis experiencias como persona de color, aunque son muy reales, relevantes e importantes. Para mí era más significativo transmitir las cosas desde la perspectiva del Reino, que es mucho más importante que el contexto y las experiencias de cualquier persona. Dios no tardó mucho en responder. De hecho, Dios contestó a los diez minutos de mi oración, y bajo la dirección del Espíritu Santo supe exactamente qué escribir. 

Este es mi problema como hombre negro. Si abordo el desafío de conformarme a la imagen de Cristo basado solo en la perspectiva de mis desafortunadas experiencias racistas a manos de algunas personas blancas malvadas, entonces nunca jamás llegaría a las personas blancas que necesitan a Cristo. Sin embargo, si abordo el desafío de conformarme a la imagen de Cristo basado en la perspectiva del propio ejemplo de Cristo, entonces me acercaría a todas las personas, incluidos algunos blancos malvados, que es el estilo de vida que ejemplificó Cristo. Tengo una opción, buena o mala. Como creyente, elijo usar la perspectiva del ejemplo de Cristo y someterme a lo que Él está pidiendo de mí, lo cual no es fácil pero es factible con Su gracia que es suficiente. 

Dios inmediatamente capturó mi mente y me hizo enfocarme en la historia que se encuentra en Juan 4, de Jesús y la mujer en el pozo. Esta historia sirve como un modelo del Reino para que todos los creyentes lo estudien, consideren y apliquen sin importar el color de su piel. A partir de el, el Espíritu Santo me reveló seis detalles específicos del Reino que espero transmitir a todas las razas. El desafío de conformarnos a la imagen de Cristo requiere que hagamos lo siguiente: 

Sea atrevido (versículos 4-6). Jesús fue lo suficiente atrevido para cruzar la división racial porque estaba siendo guiado por el Espíritu hacia una mujer que necesitaba Su agua viva. La mujer del pozo declaró que los judíos y los samaritanos no se trataban entre sí, y sin embargo, Jesús fue lo suficientemente audaz como para cruzar esa línea porque Él era el que Dios estaba enviando para satisfacer la necesidad de esta mujer de Su agua viva. 

Como hombre negro, me convertí en miembro de una organización predominantemente blanca simplemente porque tenía una «necesidad» de hacerlo. El Señor me dio la audacia y el valor mientras caminaba en obediencia a Su llamado; No podría hacer esto con mis propias fuerzas. Si vamos a conformarnos a la imagen de Cristo, habrá ocasiones en las que Dios requerirá que seamos lo suficientemente atrevidos para cruzar la división racial con la esperanza de abordar una necesidad que Dios desea usar para poder satisfacerla. En estos casos, podemos esperar que Dios nos dé el valor para hacerlo. 

  • Inicie el diálogo (versículo 7). Jesús inició el diálogo con la mujer samaritana, no solo para la reconciliación entre razas, sino primordialmente y más específicamente para revelarse como el Mesías y reconciliar a esta mujer samaritana con Dios. 

En este momento, hay mucho diálogo entre negros y blancos debido a la mayor conciencia del racismo que prevalece y debe ser erradicado en nuestro país. No debemos olvidar como creyentes que nuestras conversaciones con los de otras razas no deben ser principalmente con el propósito de erradicar el racismo, aunque esto es muy necesario. Conformarse a la imagen de Cristo se trata más de erradicar el pecado y reconciliar a todas las razas con Dios, que es lo que Cristo estaba demostrando cuando fue a Samaria. 

  • Comience a relacionarse (versículo 9). La mujer samaritana le estaba comunicando a Jesús que típicamente no había asociación entre judíos y samaritanos, y sin embargo, aquí Jesús estaba, no solo en forma audaz y dialogando, sino también tratando con esta mujer samaritana. Me pregunto cuántas oportunidades del Reino se han perdido las personas para reconciliar a hombres y mujeres con Dios simplemente porque no querían tratar con personas ajenas a su raza. Si vamos a conformarnos a la imagen de Cristo, Su ejemplo es el de tratar con los de otras razas, nuevamente con el fin de reconciliar a todas las razas con Dios. No hay transformación sin relación. 
  •  Ofrezca de beber (versículos 10-15). El motivo de Jesús para atreverse a entablar un diálogo y tratar con esta mujer samaritana fue crear la oportunidad de ofrecerle beber del agua viva que saciaría su alma sedienta y satisfaría el anhelo de amor real que tanto necesitaba. Este es el punto del Reino de conformarse a la imagen de Cristo: ser audaces, iniciar el diálogo y tratar con otras razas con la esperanza de que todas las personas beban del agua viva que proviene del pozo de la salvación

Sería una vergüenza y un error ofrecer el agua viva sólo a personas de nuestra propia raza. Esto sería como decir que las únicas personas que necesitan ser redimidas son los blancos, los negros o los hispanos, etc. La razón para ofrecer de beber a todas las personas de todas las razas es que eso es lo que Dios tenía en mente cuando tanto amó al mundo (Juan 3:16). Reflejamos a Dios cuando ofrecemos a todos de beber. 

  • Use discernimiento (versículos 16-18). Me gusta que estos versículos revelen que Jesús discernió cuál era el problema real de la mujer, y Su discernimiento no fue para lastimarla sino para ayudarla. Como creyentes, es imperativo discernir los problemas reales con los que otras razas están lidiando en forma personal. Esto también refleja la imagen de Cristo: discernir con qué están lidiando las personas para reconciliarlas con el Dios que es el único que puede resolver sus problemas. Esto requiere ser sensible a las indicaciones del Espíritu, que es algo en lo que debemos trabajar porque nos hace falta. 

A veces ni siquiera tendremos que discernir; a veces solo se necesita escuchar a las personas mientras hablan. A menudo, si escuchamos lo suficientemente bien, nos dirán cuál es su problema. Mientras Jesús discernía, Jesús también escuchaba. 

  • Edifique el señorío del Reino (versículos 28-30). El jonrón de esta historia se encuentra en los versículos 28-30: «La mujer dejó su cántaro junto al pozo y volvió corriendo a la aldea mientras les decía a todos: “¡Vengan a ver a un hombre que me dijo todo lo que he hecho en mi vida! ¿No será este el Mesías?”.  Así que la gente salió de la aldea para verlo». El Reino de Dios había llegado a esta mujer y, a través de su testimonio a los samaritanos, el Reino de Dios estaba comenzando a dominar la ciudad. ¡Venga tu reino! 

Ahora, ¿qué tiene que ver todo esto con que yo sea un hombre negro que enfrenta los desafíos de conformarme a la imagen de Cristo? Para mí, el edificar el señorío del Reino significa atraer y convertir todas las razas en la «Raza del Reino». 

En mi poder, esto sucede solo cuando yo, un hombre negro que lucha contra el racismo, veo la visión del Reino y decido conformarme a la imagen de Cristo, la única imagen que ama, salva y redime a todos. ¡Estoy convencido de que el Reino importa!  (Mateo 6:10)

About the Author


Gary Wyatt, ha sido el pastor principal por más de 25 años de la Iglesia de la Biblia Abierta SureHouse, un ministerio urbano en el centro de la ciudad de Tacoma, Washington. Es el autor de The Art of Blending 
(El arte de combinar), un libro destinado a la reconciliación racial dentro del Cuerpo de Cristo. Es el Director del Distrito Noroeste para la Región del Pacífico y es miembro de la Comisión de Unidad de la Biblia Abierta.

Write a response

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close
Your custom text © Copyright 2018. All rights reserved.
Close