Search

¿O la falta de perdón impide tu sanidad?

Por Ryan Smith 

Durante catorce años Amanda había soportado un dolor constante en su espalda. El trágico resultado de un procedimiento epidural hizo que simples actos como agacharse o vestirse eran agonizantes para ella. 

Amanda Howe

Un domingo por la mañana Amanda, que no vive en nuestra zona, visitó nuestra iglesia, Mountain Valley Chapel en Gold Bar, Washington. Al final de mi mensaje sentí que el Señor me guiaba a orar por la sanidad, específicamente por cuestiones de la espalda. Unas pocas manos se levantaron para oración, así que tuvimos gente reunida alrededor de esas personas para orar. Pregunté si alguien había sido sanado. ¡Alabado sea el Señor, un joven levantó la mano! 

Mientras continuaba mirando a la congregación, el Señor “resaltó” a Amanda en mi mente. Le pregunté si aún estaba sufriendo. Indicó que sí, así que oramos de nuevo. No pasó nada; sin embargo, Dios no había terminado. 

Le hice unas preguntas más a Amanda y ella detalló su experiencia con la epidural. El Señor me instó a preguntarle si había perdonado a los médicos que realizaron el procedimiento. Esta no es una pregunta que normalmente haría delante de toda una congregación, pero sabía que el Señor me estaba guiando. Amanda reconoció que no lo había hecho, así que le pregunté si quería perdonar a los médicos por cualquier acción que sentía que le había causado daño. Justo allí, con todos mirando, oramos una oración de perdón. Tan pronto como terminamos de orar, Amanda supo que algo era diferente. Sabía que tenía su sanidad. Pensé que este era el final de la historia. No fue así. Casi un año después, Amanda pasó por nuestra iglesia para contarnos a mi esposa y a mí el resto de la historia. 

Amanda había dejado la iglesia ese día sabiendo que estaba sanada en su mayoría, aunque todavía experimentaba algo de dolor. Mientras continuaba orando por la sanidad, el Señor trajo a la mente de Amanda otras personas en su vida que ella también necesitaba perdonar. Cuando Amanda perdonó, el Señor sanó su dolor de espalda por completo. ¡Dios hizo una sanidad física increíble en el cuerpo de Amanda, así como una profunda sanidad en su corazón! 

Me maravilla continuamente la grandeza de Dios. Puede tomar una simple palabra de conocimiento, como lo hizo con Amanda acerca de perdonar a los médicos, ¡y convertirlo en un evento que cambia la vida! El relato de Amanda y su obediencia me recuerda la importancia de las instrucciones de Pablo concernientes a la comunión en 1 Corintios 11:28-30 (NVI): 

Así que cada uno debe examinarse a sí mismo antes de comer el pan y beber de la copa. Porque el que come y bebe sin discernir el cuerpo come y bebe su propia condena. Por eso hay entre vosotros muchos débiles y enfermos, e incluso varios han muerto. 

Así como el Señor quería revelarle a Amanda algunos problemas con los que tenía que lidiar, también quiere revelarnos problemas. Nos pide que nos examinemos a nosotros mismos cuando tomamos la comunión. Pero, así como no querríamos realizar un examen físico completo de nuestro propio cuerpo sin la dirección de un médico, la comunión es una oportunidad para invitar al Gran Médico a realizar un examen de nuestra vida espiritual. Este tipo de examen está destinado a llevarnos a la cruz donde se encuentra el arrepentimiento, el perdón, la sanidad, la libertad y la integridad. Muchos en el grupo que se dirigía Pablo no estaban recibiendo todo lo que Cristo había hecho disponible en la cruz. Su falta de autoexamen fue la razón, como dice Pablo en el versículo 30, de que muchos estaban “débiles y enfermos”. 

La muerte y resurrección de Jesús no sólo nos compró la vida eterna, sino que también nos compró acceso a Su sanidad Y a Su corazón. Podemos “tener la mente de Cristo” (1 Corintios 2:16) debido a lo que Cristo hizo en la cruz. Puedo perdonar debido a lo que representa la comunión. Todo esto es parte del valor de Su sacrificio disponible para los que creemos. 

En 1 Corintios 11:26, Pablo dice que la comunión es una declaración. Es una proclamación. Es un sermón sobre el poder de la cruz. Cuando tomamos la comunión de manera digna, declaramos que estamos abiertos a recibir todo lo que la cruz ha hecho disponible y que estamos recibiendo todo el valor que su sacrificio pagó. 

Amanda experimentó esto de primera mano cuando recibió el perdón y el poder de perdonar que está disponible en Jesús. Ella fue entonces capaz de recibir Su sanidad. Esta revelación ha transformado la vida de Amanda, y ella está emocionada de compartir con los demás el poder del perdón. 

Como ministro, he llegado a ver la falta de perdón posiblemente como el mayor obstáculo que impide que la gente reciba la plenitud que Jesús ofrece. El perdón es difícil, pero no se espera que lo hagamos solos. Jesús nos perdonó nuestros pecados. Cuando perdonamos, reflejamos la naturaleza de Dios y creamos un punto de acceso para nosotros mismos y para que los demás reciban todo el valor de Su sacrificio. La comunión no es sólo un recordatorio de esto; ¡es nuestra declaración! 

Sobre el autor


Ryan Smith, un ministro de la Biblia Abierta de tercera generación, es el pastor principal de Mountain Valley Chapel en Gold Bar, Washington. Ha estado felizmente casado con su esposa, Danielle, durante casi 19 años. Los Smith tienen cuatro hijos, de 3 a 14 años.

Write a response

Leave a Reply

Close
© Open Bible Churches Copyright 2019. All rights reserved.
Close