Search

CASADO Y CASADO OTRA VEZ

Por Mark Hornback


Cuando usted y el amor de su vida son declarados marido y mujer, se imagina que estará casado de por vida. Supone que su cónyuge permanecerá a su lado hasta el final. Sin embargo, para Russ y Sherry Sieren las cosas no salieron como lo habían planeado en sus primeras nupcias. Aunque han estado casados desde principios de 2007, para ambos es su segundo matrimonio. 

Conozco a Sherry desde que yo era un bebé. Ella y su primer marido, David, formaban parte de la iglesia que pastoreaba mi padre, Bill Hornback. Cuando crecí, empecé a servir en la iglesia como pastor de alabanza, y llegué a conocer a Sherry aún más cuando me convertí en su jefe en la tienda Family Christian. Fue una de las primeras personas a las que le conté cuando me comprometí. 

Sherry estuvo casada por 23 años con el amor de su juventud, David. Juntos tuvieron cuatro hermosas hijas, dos con discapacidades. Edificaron su hogar sobre el fundamento del amor en Cristo. Cuando Sherry miraba a David, veía al hombre que la libró de una vida familiar abusiva y le prometió que siempre cuidaría de ella. Por lo tanto, fue un golpe devastador cuando en 2003 a David se le diagnosticó cáncer. De repente, este hombre de gran fortaleza se desvanecía ante sus ojos. Un domingo de abril de 2004, a primera hora de la mañana, falleció. Durante los tres años siguientes, Sherry se esforzó en rehacer su vida sin su esposo. Sus hijas crecieron, se graduaron de la escuela secundaria y con el tiempo se mudaron. Sherry había aceptado la idea de que estaría sola, pero Dios. . . . 

Tanto Russ como Sherry sufrieron pérdidas devastadoras, entre ellas los amores de sus vidas. Por mucho que Sherry luchase contra el cáncer y Russ luchase por su matrimonio, ahora se encontraban solos. Eso fue hasta que la madre de Sherry conoció a Russ en la iglesia. ”

Russ también estuvo casado con el amor de su juventud. Él y su esposa tuvieron tres hijos y dos hijas. Mientras que Sherry y David disfrutaban de su matrimonio, Russ tenía que luchar por el suyo. Cuando la pareja se enfrentó a dificultades durante sus treinta años de matrimonio, en lugar de unirse para atravesar el dolor, lucharon el uno contra el otro. En 1981 la esposa de Russ le pidió el divorcio, pero por la gracia de Dios se reconciliaron y se volvieron a casar. (La esposa de Russ terminaría dejándolo en cuatro ocasiones diferentes). Poco tiempo después nació su hija Rachel con muchos problemas de salud que le provocaron la muerte siendo aún una bebé. Luego, en el año 2000, recibieron una llamada telefónica en la que se les comunicaba que había habido un accidente de motocicleta. Llegaron rápidamente al lugar de los hechos y encontraron a su segundo hijo mayor, Clint, tirado en una zanja con la moto a pocos pies de distancia. Sabían que había muerto. El peso del dolor era demasiado. La esposa de Russ solicitó el divorcio, y esta vez no hubo reconciliación. Russ luchaba contra el sentimiento de fracaso y pérdida. Él SABÍA que Dios quería que su historia de reconciliación inspirara a otros, y sin embargo se encontraba en medio de un divorcio. Por alguna razón, él y su esposa no podían mantener el matrimonio que ambos querían. Al igual que Sherry, Russ creía que estaría solo, pero Dios. . . . 

Russell y Sherry Sieren

Tanto Russ como Sherry sufrieron pérdidas devastadoras, entre ellas los amores de sus vidas. Por mucho que Sherry luchase contra el cáncer y Russ luchase por su matrimonio, ahora se encontraban solos. Eso fue hasta que la madre de Sherry conoció a Russ en la iglesia. 

Para ese tiempo la hija de Sherry estaba participando en la Comisión de Maestros en Springfield, Missouri. Sherri se estaba preparando para hacer el largo viaje desde Ottumwa, Iowa, hasta Springfield para verla (unas cinco horas y media), cuando la madre de Sherry le mencionó acerca de un buen hombre de la iglesia que podría acompañarla en el viaje. Aunque Sherry y Russ no tenían un romance en mente, el Señor estaba reviviendo una parte de sus vidas que pensaban que había desaparecido para siempre. Las muchas horas de viaje les permitieron sincerarse y compartir todo lo que les había pasado: los buenos y los malos momentos, la crianza de los hijos y la adaptación a una vida de solteros.  

Durante ese viaje en automóvil, ambos sintieron que era el momento de abrir sus corazones a la posibilidad de enamorarse y casarse de nuevo. Sherry sabía que David no iba a volver; Russ sabía que su primera esposa no iba a volver, pero ambos sabían que Dios podía hacer de sus historias algo hermoso. 

Durante ese viaje en automóvil, ambos sintieron que era el momento de abrir sus corazones a la posibilidad de enamorarse y casarse de nuevo. Sherry sabía que David no iba a volver; Russ sabía que su primera esposa no iba a volver, pero ambos sabían que Dios podía hacer de sus historias algo hermoso. 

No pasó mucho tiempo hasta que recibí una llamada de Sherry preguntando si podía pasar por mi casa; tenía algo que contarme. Sonó el timbre, y allí, en el portal de mi casa, estaba Sherry de la mano de Russ, ambos con grandes sonrisas en sus rostros. Les di la bienvenida y en la mano izquierda de Sherry había un diamante nuevo. Me dijo muy orgullosa: «¡Russell y yo nos vamos a casar y no podíamos esperar para decírtelo!». Se casaron dos semanas antes de que lo hiciéramos mi esposa y yo. 

A las pocas semanas me senté con mi futura esposa y contemplé cómo los dos se comprometían el uno con el otro. En ese momento ambos recordaron su llamado a hablar sobre la belleza de la Palabra de Dios, el cumplimiento de sus promesas y el poderoso mensaje del amor incansable de Dios hacia ellos. Él puede tomar cualquier situación y sacar de ella el mejor resultado. 

Mientras permanecían en oración, sintieron que el Señor les hablaba para contar su historia. En 2019, los Sierens contaron su historia en la iglesia y sintieron que el Señor les pedía que viajaran y la compartieran con todas las personas que quisieran escuchar. Creen firmemente que el Señor les está diciendo: «Soy un Dios de pacto, el matrimonio es un pacto de Dios, así que hónrenme y mantengan su pacto». Él ha puesto en sus corazones comenzar el ministerio «Casados y casados de nuevo», que trata de la redención de Dios y de cómo Él nos da una segunda oportunidad para cumplir sus promesas. 

About the Author


Durante los últimos cinco años el pastor Mark Hornback ha sido el pastor principal de la Primera Iglesia de la Biblia Abierta en Ottumwa, Iowa. Él tiene un llamado no sólo para dejar una huella de Cristo, sino para inspirar la vida de Cristo en todas las esferas de la vida. Además de dirigir su iglesia, Mark es también un asesor de la salud, que enseña a la gente sobre la salud espiritual, emocional, relacional y física, inculcando en ellos el poder transformador de Cristo. Mark y su esposa, Jennifer, tienen tres hijos. 

Close
Your custom text © Copyright 2018. All rights reserved.
Close