Search

Mi camino a Dios

Mi padre dejó a nuestra familia cuando yo era un niño, y mi madre se volvió a casar poco después. Yo era un niño enojado, siempre enfadado por algo casi todos los días, pero sin saber porque.

Asistía a la escuela dominical entre los cuatro y siete años y aprendí de Dios, Jesús y la fe, pero después de eso no recibí ninguna influencia espiritual – sin iglesia, sin estudio bíblico, sin lectura. Nada.

Un día en la escuela secundaria aprendí sobre la teoría de la evolución de Darwin, que me atrajo porque tiendo a mirar las cosas analíticamente. Siempre he querido saber cómo funcionan las cosas y cuál es su propósito. Desarmaba las cosas sólo para averiguar las respuestas a este tipo de preguntas. Yo preguntaba “¿Por qué?” a todo. La frase “porque te lo dije” fue la respuesta dada a la mayoría de mis preguntas, pero sabía que tenía que haber una razón para todo, así que de nuevo me preguntaba “¿Por qué?” Durante años mis amigos y yo discutimos sobre nuestras creencias y sobre cómo la humanidad llegó a ser. Yo mismo no creía en un ser supremo. No admiré a ninguna persona ni tenía héroes.

A medida que pasaba la vida, me uní al ejército, me casé, trabajé y me convertí en propietario de una casa, todo antes de cumplir los 27 años. Para entonces sentí que era hora de ser padre, de formar mi propia familia. Incluso cuando era niño, siempre había querido ser padre. Debido a que este deseo era tan fuerte, en nuestra primera cita le pregunté a mi futura esposa si quería tener hijos algún día. Ella respondió con un “Sí”.

Mi esposa y yo nos conocimos en Alemania. Ella había renunciado a su vida allí para venir conmigo a California. Sin embargo, a medida que su nueva carrera despegaba, su deseo de tener hijos comenzó a desvanecerse. Sentí el cambio y finalmente la senté y le pregunté directamente si quería tener hijos. Esta vez ella respondió “No”, que para mí era el principio del final de nuestro matrimonio. Me hacía recordar una vez más que para mí nada bueno parecía durar mucho tiempo.

Sentí que teníamos un matrimonio fuerte, así que acepté dar una oportunidad a la vida sin hijos. Pero después de tres meses la comprensión me golpeó duro: el único sueño que había tenido fue destrozado, se fue para siempre.

Me deprimí mucho y me llevé una borrachera de ocho meses abusando del alcohol y las drogas para distraerme del dolor dentro de mi espíritu, un dolor que nunca había sentido antes. Estaba confundido porque nunca me habían importado los pensamientos de otras personas. Me sentaba solo en mi garaje durante horas contemplando mi vida, las decisiones que había tomado y a dónde iba a ir después.

Durante la mayor parte de mi existencia, tenía una profunda intuición de que estaba destinado a algo más, como si hubiera algo que debería ser, algún lugar al que se suponía que debería ir. Algo faltaba en lo más profundo de mi ser. ¿Podría ese “algo más” ser mi paternidad o era algo espiritual?

Con la paternidad descartada, comencé a buscar respuestas en Dios.

Sólo que ahora, al escribir estas palabras, veo cómo el Señor me cuidaba y aliviaba mi dolor. Una amiga de la infancia dio a luz a gemelos, y empecé a pasar mucho tiempo con ellos. Mi amiga incluso dijo un día que estaba satisfaciendo mi “deseo de ser papá” pasando tiempo con sus hijos. 

Sin embargo, todavía necesitaba respuestas, así que me dirigí a mi vecino, un pastor. Exigí que me enseñara la verdad, no la interpretación diluida de alguien. Mi vecino estaba bíblicamente bien informado. Su biblioteca particular contaba con volúmenes de material teológico completo en varios idiomas. Él fue el primero en llevarme a orar para invitar a Jesús a mi corazón y a mi vida.

Pasaron unos cuantos años más, pero lamentablemente, el mal todavía dictaba la mayoría de mis decisiones. Mi depresión se profundizó y comencé a engañar a mi esposa. Estaba en un punto en el que ni siquiera me importaba si vivía o moría. Eventualmente después de 18 años de matrimonio, mi esposa y yo nos divorciamos.

Conocí a una mujer llamada Teri, y empezamos a pasar tiempo juntos. Después de unos ocho meses, ella se quedó embarazada de una hija a la que llamaríamos Reubie. Estaba emocionado con la posibilidad de ser papá, a la edad de 38 años, mi vida empezaba de nuevo, pero esta vez tenía una novia y una hija que mantener. Y tanto Teri como yo estábamos desempleados.

Bendecido con una hija hermosa, esta vez me puse en un camino más verdadero. En lugar de tratar de hacerlo por mi cuenta, busqué la dirección de Dios. De hecho, nada de esto fue fácil, y durante años luchamos. Mi pasado invadiría nuestra nueva vida de vez en cuando, haciéndome dudar de mi decisión de seguir a Jesús.

Un día, mi hermano me invitó a su iglesia, Restoration Open Bible Church en Bay Point, California. Allí conocí a Steven Magoon, un pastor que yo sentía que solo quería enseñar la verdad, la Palabra de Dios. Teri y yo, ahora casados, comenzamos a asistir a las reuniones con regularidad. Aprendí a orar a pesar de que todavía no había leído la Biblia por mí mismo. Empecé a ver las bendiciones de Dios en mi vida, pero no me sentía completamente comprometido con Él.

Después de aprender sobre el bautismo de agua, quería dar ese siguiente paso, pero por alguna razón pasaron unos cuantos años más sin que yo lo hiciera. No debe haber sido el momento adecuado para mí. Sin embargo, un par de semanas antes de la Pascua de 2019, el pastor Steven me informó que iba a realizar bautismos para aquellos que estaban listos. Estaba emocionado y temeroso al mismo tiempo.Empecé a leer sobre el tema para poder entender completamente lo que significaba ser bautizado, comprometer mi cuerpo y mi alma a Dios. Cuando finalmente llegó el día, estaba tan emocionado como un niño en la Noche Buena. Sé que me había salvado antes, pero hasta que el agua se me corría de la cara, nunca me había “sentido” salvado. Me levanté del agua sintiéndome nuevo y libre. Fue un momento maravilloso y gozoso.

About the Author


La familia Lundvall: (de izquierda a derecha) la madre de Reuben, Phyllis Whit, Reubie, Teri y Reuben

Reuben Lundvall III trabaja para el Departamento de Salud Ambiental del Condado de Alameda como biólogo de control de vectores. Vive en Pleasant Hill, California, con su encantadora esposa, Teri, y su hermosa hija, Reubie. Su pastor, Steven Magoon, dijo: “Bautizar a Rubén fue la culminación de un corazón transformado por Dios. La realidad de Jesús en su vida es inconfundible al llevar a su familia y a los demás hacia Jesús.”

Write a response

Leave a Reply

Close
© Open Bible Churches Copyright 2019. All rights reserved.
Close